El Gran Teatro de Alzira está abarrotado y los nervios ya empiezan a sentirse. 22:10 horas de la noche, de repente, la luz se apaga y comienzan los gritos histéricos ante la inminente entrada de Pablo López en el escenario.

La voz en off de Pablo hablando sobre el amor consigue caldear el ambiente. Empiezan a sonar los primeros acordes, se hace la luz y ahí esta él, sentado en su piano junto con sus músicos. Nos espera casi una hora y media de voz, música y emoción.

DSC09931.JPG
Pablo López durante la actuación en Alzira. Fuente: Propia. 

La séptima mayor y su melodía inicial nos embarcan en un viaje en el que nos sentimos atrapados por la calidez de la voz de Pablo y las excelentes melodías que crea a través de su piano. Continuamos sin parar, Romper con vos es la segunda canción con la que Pablo nos encandila.

El concierto es intenso, pero la tensión aumenta cuando suena Dónde, el teatro en pie para bailar y tocar las palmas al ritmo del que fue el segundo single de su primer disco en solitario, Once historias y un piano. Dónde es una de las canciones que más consigue emocionar al público que continúa dándolo todo durante toda la noche.

DSC09937.JPG
Pablo López en el concierto de Alzira. Fuente: Propia.

La música y las canciones del segundo disco de Pablo continúan sonando, pero el apoteosis llega cuando comienza a sonar Tu enemigo, su canción más conocida actualmente. El público parece volverse loco tarareando al mismo tiempo que el artista la letra de la conocida canción. Pablo López deja de cantar y su entregado público le toma el relevo. El teatro parece que se vaya a venir a bajo, las voces de sus seguidores resuenan entre las paredes cada vez más fuerte.

DSC09938.JPG
Pablo López en mitad de su actuación en Alzira. Fuente: Propia. 

Las sorpresas no dejan de sucederse. Ahora es el momento de Lo saben mis zapatos, su canción más tierna consigue conmover al público. Pero el sentimiento se acrecienta cuando, todo deja de sonar y parece que la canción ha terminado. Pero de repente, sólo su voz y sus dedos en el piano, resuenan y envuelven cada uno de los oídos de sus espectadores. Tal es la fuerza de su voz que el público, con los vellos de punta ante la potencia de su voz, se alza en pie para ovacionarle.

 

La música, su voz y sus historias continúan sonando en el abarrotado teatro. El auditorio continúa como al principio, con la misma energía y ganas. Durante, las tres últimas canciones antes de la despedida, la gente permanece en pie, no puede estar sentada. El público tararea con todas sus fuerzas las canciones, las palmas suenan al ritmo de la música y los gritos y vitores inundan el auditorio. Pero Pablo se marcha y la gente se queda con ganas de más.

Pablo López vuelve a hacer otra entrada triunfal en el escenario para cantar dos de sus canciones más conocidas, Vi y El Mundo. Antes de cantarlas, Pablo interacciona con el público para presentarles a sus músicos,sin los que sería imposible el “universo Pablo López”. El Mundo pone fin al espectáculo que ha tenido entregado completamente al público.

DSC09961.JPG
Despedida de Pablo López y sus músicos, ayer en Alzira. Fuente: Propia.
DSC09962.JPG
Pablo López lanzando besos al público después de su actuación en Alzira. Fuente: Propia.

Pero la noche no acaba aquí, los fans se agolpan en la salida secundaria del teatro para poder ver y disfrutar del artista desde más cerca. Después de una hora esperando, Pablo López sale y los más afortunados consiguen hacerse una foto con la estrella que les ha conseguido emocionar durante toda su actuación.

DSC09969.JPG
Pablo López haciendose fotos con sus fans a la salida del teatro. Fuente: Propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s